El hombre es rico en proporción a las cosas que puede desechar.
Henry David Thoreau (1817-1862), escritor estadounidense.

 

El minimalismo es un concepto que procede originalmente de la Minimalismo en psicologíaarquitectura y el interiorismo en EE.UU. El axioma central de esta filosofía es: ‘menos es más‘, un precepto que podemos aplicar a nuestra vida diaria. El consumismo compulsivo y la presión social de compararnos continuamente con los demás, así como la búsqueda de estatus a través de lo material nos ha llevado a una carrera de fondo infinita que solo produce ansiedad y frustración.

La filosofía tras esta corriente persigue impedir que la acumulación de cosas nos robe tiempo, energía y dinero y la búsqueda de una vida más significativa (una de las vías para alcanzar la felicidad). El tiempo es nuestro bien más preciado, y es mucho el que pasamos comprando, organizando y ordenando cosas. Es un tiempo, a la postre, totalmente malgastado que produce frustración y estrés, y que podríamos invertir en cosas mucho más productivas y positivas, como terminar un trabajo, estudiar y aprender cosas nuevas, realizar actividades que nos llenen o ayudar a los demás o pasar tiempo con la gente que queremos. Al mismo tiempo nos libramos de la pesada carga psicológica que produce el desorden y la sobrecarga de nuestro espacio vital. Desorden es igual a estrés. Eliminando el desorden de nuestras vidas (Lo que en el mundo anglosajón llaman ‘Unclutering’) obtendremos un mayor equilibrio emocional.

El minimalismo aplicado a nuestra vida diaria es un estilo de vida que consiste, en suma, en vivir gradualmente una vida más sencilla, liberándonos de la presión del consumismo compulsivo y de la “carrera de ratas”. Se trata, en otras palabras, de simplificar nuestra vida al tiempo que aprendemos a disfrutar de lo que tenemos, y también de los pequeños placeres de la vida.

El minimalismo no significa necesariamente vivir como un monje ni llevar una vida espartana. Cada persona tendrá su propio minimalismo, puesto que lo que es importante para unos puede ser algo totalmente prescindible para otros. Evidentemente, para hablar siquiera de practicar el minimalismo partimos de tener cubiertas las necesidades básicas (alimentación, vestuario, educación, salud), algo que desgraciadamente no siempre se cumple, pero, por lo general, hay algunas cosas que puedes hacer para eliminar de una vez por todas el desorden de tu vida y acercarte al minimalismo, como por ejemplo las siguientes:

  • Una regla básica que impide que nuestra vida y nuestra vivienda se sobrecargue de cosas es: una entra, una sale. Por cada cosa que compres tienes que deshacerte de otra. Comprométete con este principio.
  • La ropa es uno de los elementos que ocupan más espacio y, sobre todo, crea más desorden en nuestro hogar. Tirar o regalar la ropa que tengas repetida, pasada de moda o que ya no te quede bien.
  • Deshazte de todo lo que no hayas utilizado en los últimos 12 meses, porque, aunque hay algunas excepciones a esta regla, probablemente no lo vayas a utilizar nunca más.
  • De igual forma que tienes que ordenar tu vida “real”, también es importante que ordenes tu vida digital, organizando de manera productiva tus archivos, eliminando los que ya no uses, y dándote de baja de los blogs, feeds y newsletters que ya no lees o ya no te interesen. Quizás es un buen momento de reevaluar el tiempo diario que pasas en las redes sociales.
  • Escanea todos tus documentos para convertir tu casa, tu despacho u oficina en un sitio sin papeles. Al trabajar en un sitio mucho más ordenado perderás mucho menos tiempo y tendrás una mayor claridad mental. No olvides hacer copias de seguridad.
  • También puedes considerar digitalizar tus fotografías, libros y películas.
  • Organiza tus lecturas diarias con programas informáticos tales como Instapaper, Pulse, Flipboard, Evernote… Este tipo de software te permite guardar todo lo que quieres leer y acceder a las lecturas en el momento del día más propicio para ello, como por ejemplo en los viajes o desplazamientos.
  • Elimina de tu vida aquellas actividades que realices por inercia o compromiso. Aprende a decir no.
  • Recuerda: mientras menos cosas tengas, menos tiempos perderás en ordenarlas y limpiarlas.
  • Otra regla básica: guarda solo aquello que signifique algo para ti, que te sea útil o que te haga feliz.

 

Con la práctica del estilo de vida minimalista y del uncluttering no solo liberaremos tensiones y tiempo para nosotros. Con esta renovación también conseguiremos espacio para que experiencias entren en nuestras vidas.

El minimalismo y la vida sencilla para alcanzar la felicidad
5 (100%) 1 vote
Comparte conocimiento
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Si te gusto este artículo, también te puede interesar:

http://www.lavidapositiva.com/wp-content/uploads/2016/04/minimalismo-psicologia.jpghttp://www.lavidapositiva.com/wp-content/uploads/2016/04/minimalismo-psicologia-150x150.jpgadminArtículos sobre coachingCoaching,Crecimiento personal,Felicidad,minimalismo,productividad,Psicología,UnclutteringEl hombre es rico en proporción a las cosas que puede desechar. Henry David Thoreau (1817-1862), escritor estadounidense.   El minimalismo es un concepto que procede originalmente de la arquitectura y el interiorismo en EE.UU. El axioma central de esta filosofía es: 'menos es más', un precepto que podemos aplicar a nuestra vida...Psicología positiva,, psicología social, coaching y crecimiento personal