Terapia de Aceptación y Compromiso

No podemos controlar la lluvia, pero si sacar un paraguas

 

La Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT, siglas de Acceptance and Commitment Therapy) se enmarca en la tercera generación de la terapia de conducta o terapias contextuales (Hayes, 2004), si bien se basa en el Mindfulness. En palabras sencillas, es un tipo de terapia que tiene como objetivo ayudar a los pacientes a aceptar lo que está fuera de su control y comprometerse con acciones que pueden mejorar y enriquecer sus vidas (Harris, 2013).

Asumiendo que las dificultades y el sufrimiento son parte inherentes a las experiencias vitales, la ACT tiene como objetivo ayudarnos a encararlas superando los pensamientos y emociones negativas.

La Terapia de Aceptación y Compromiso exige que realices cambios que te hagan ir desde la rigidez hasta la flexibilidad psicológica, de manera que puedas alcanzar tus metas. Podemos resumir el modelo de la ACT en tres principios:

 

  • Aceptar tus reacciones y vivir el presente
  • Elegir una meta significativa
  • Pasar a la acción

 

El proceso para lograrlo es el siguiente:

 

  1. Aceptar tus reacciones
  2. Defusión del pensamiento
  3. Vivir el presente
  4. El yo como contexto
  5. Elegir tus valores
  6. Comprometerse con la acción

 

 

 

1. Aceptar tus reacciones

Siempre que estemos en una situación que no pudamos controlar, nos sintamos desbordados por una emoción negativa, u observemos que tenemos un rasgo de personalidad que nos es difícil cambiar, aceptarlo, ser conscientes de la situación, es la mejor manera de superar este obstáculo. Rumiar los pensamientos negativos u obsesionarnos con el problema solo nos dejará en un estancamiento de los más improductivo.  La terapica ACT nos invita encarecidamente a aceptar la realidad tal y como es y a trabajar con lo que tenemos, para ello podemos:

 

  • Dejar ir los pensamientos y emociones sin actuar impulsivamente en consecuencia
  • Toma nota de tus fortalezas personales, pero observa también tus debilidades
  • Asume las dificultades de tu vida, sin evitarlas ni mirar hacia otro lado
  • Date cuenta que tienes control sobre tus pensamientos, sentimientos y acciones
  • Asume que no tienes por qué ser bueno en todo, porque nadie lo es

 

2.  Defusión del pensamiento

 

Otro aspecto esencial de la ACT es el conjunto de habilidades para aprender a deshabilitar cognitivamente experiencias psicológicamente intensas. La defusión o desmantelamiento del pensamiento se basa en el papel que juega el lenguaje como regulador de nuestro comportamiento, e ,implica considerar los pensamientos y sentimientos por lo que realmente son: sensaciones pasajeras o cosas irracionales que nos decimos a nosotros mismos. No debemos juzgar estos pensamientos ni considerarlos hechos factuales. Algunas estrategias de defusión son:

 

  • Observar lo que estamos sintiendo y ser conscientes de las sensaciones físicas
  • Observar la forma en la que nos hablamos a nosotros mismos según sucedan esos sentimientos
  • ¿Qué interpretaciones estamos haciendo sobre dicha experiencia? ¿Están basadas en la realidad?
  • Contrarrestar el monólogo interior negativo con otros positivos
  • Reevaluar nuestra experiencia desde una nueva perspectiva

 

3. Saborear el presente

La terapia de aceptación nos invita a vivir el presente, en el aquí y ahora con consciencia plena. Atender a lo que ocurre y sentimos en cada momento nos ayudará a alcazar un mayor bienestar.

.

4. El yo como contexto

Debemos acceder a un sentido transcendente del yo, una construcción del yo como persona, diferenciándolo de sus emociones, pensamientos o recuerdos.

 

5. Elegir tus valores

Debemos practicar un ejercicio profundo y honesto de autoconocimiento, para clarificar los valores que nos conducirán a acciones significativas.

 

6. Comprometerse con la acción

Necesitamos definir metas y elegir una dirección en la que actuar, pero esta debe estar siempre determinada por nuestros propios valores y no por los condicionantes sociales.

 

La Terapia de aceptación y Compromiso no es un tratamiento a largo plazo, sino que trata de trabajar tus conexiones verbales con los pensamientos y sentimientos (denominado como distanciamiento integral), así como de aceptar lo que no podemos cambiar y cambiar lo que sea posible. La ACT puede ser extremadamente útil en el tratamiento de la depresión, la ansiedad y otros muchos trastornos psicológicos.

 

 

 

Terapia de Aceptación y Compromiso
5 (100%) 1 vote

Si te ha gustado este artículo también te puede interesar:

Comparte conocimiento
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Loading...